Saberse vender es un arte en si mismo

El arte de saber venderse

Existen una infinidad de pintores y diseñadores en el planeta, pero ¿qué es lo que hace que unos obtengan gran reconocimiento y otros se queden en las puertas? La respuesta en mi opinión, es la habilidad desarrollada para venderse ante el público objetivo, y no solo que sean mejores o peores los unos con respecto a los otros.

En numerosos casos aquel que se sabe vender mejor no tiene porque ser uno de los mejores dentro de su sector, pero sí ser extrovertido, tener altas dosis de confianza,y saber darse a conocer a la gente.

Cuando estudiaba Bellas Artes me di cuenta enseguida de esto. Muchos de mis compañeros eran brillantes pero tímidos o modestos y sus obras no destacaban a no ser que uno los buscará intencionadamente, mientras que otros no tan buenos, eran capaces de hacerte ver algo en sus creaciones que sin sus palabras carecían de interés.

Esta habilidad se puede extrapolar a todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana, ya que podemos decir que nosotros mismos somos el producto en venta, ya sea cuando vamos a una entrevista, cuando tratamos de conquistar a la persona amada o impresionar a nuestros jefes. Utilizamos todos nuestro carisma y mejor cara para presentarnos como el idóneo “candidato/objeto de compra”.

Por esta razón, considero que “saberse vender” es un arte en si mismo, algo que debería enseñarse en las escuelas, ya que sería práctico en todos los aspectos de nuestras vidas, y en efecto, para los que nos dedicamos al mundo del arte, una oportunidad más de saber acercarnos a nuestros clientes y utilizar las palabras más certeras para llamar la atención y dirigir las miradas atentas hacia nuestra obra.

En resumen, yo creo que muchos grandes artistas (cantantes, escultores, pintores, etc.) se quedarán en las sombras a pesar de su inmenso talento, por no ser  buenos “comerciales” de su arte. Su obra se hará invisible ante un mundo cada vez más competitivo, si no se aplican en el arte de la venta.

¿Que opináis de lo expuesto?, ¿creéis que es más importante el talento en si mismo o el arte de saberse vender?