Posts Tagged: arte

Encuentra tu motivación en el arte

Todos necesitamos la motivación necesaria para llevar a cabo cualquier actividad incluso cuando estamos hablando de nuestra pasión, puesto que el cansancio, el rechazo o la frustración puede mermar nuestras ganas. En el caso específico del arte, de seguir luchando por hacer llegar nuestra obra a los demás.

Para todos los que pintamos, el pintar es una placer en sí, además de una bonita manera de expresarnos con el mundo. A pesar, de que sin duda en mi caso, el arte es mi pasión, puedo confesar que hay periodos de mi vida, en los que quiero tirar la toalla y abandonar en mi empeño por dar a conocer mi arte y por que no vivir de ello. Pintar es muy placentero, pero si va acompañado del reconocimiento el estado de felicidad se incrementa claramente

La manera en la que el mercado del arte está constituida, provoca que solo unos pocos privilegiados pueda afirmar que viven del arte, el sistema es tan competitivo que la gran mayoría de los que nos dedicamos con ahínco somos relegados a un segundo plano, al plano invisible. Las galerías e inversores se centran en los “elegidos” para realizar sus negocios, lo que origina que muchos artistas vean imposible poder vender su obra y hacer de esta maravillosa afición una profesión.

La consecuencia es que pintar se vuelve poco relevante, y es entonces, cuando la necesidad de hallar la motivación en el arte y no dejar los pinceles sea mayor. Amar el arte imposibilita dejarlo de forma definitiva, pero si que llegan periodos de flaqueza, por lo que hay que hallar cómo motivarnos para no rendirnos y seguir haciendo lo que más nos gusta, plasmando nuestro mundo interior con colores y formas, dejando un legado para generaciones futuras.

Encontrar la motivación en el arte

Debemos primero que todo distinguir entre lo queremos hacer y lo que nos apetece hacer. De ahí, la necesidad de encontrar la inspiración.

Marcarse objetivos para fomentar la motivación en el arte

La motivación en el arte es lo que nos hace movernos y esta puede cambiar según el día o el estado de ánimo, y precisamente por esta razón es fundamental el uso de técnicas para reforzarla. Una forma de hacerlo es comprometernos con unos objetivos determinados a cumplir, teniéndolos siempre presente para no decaer y dejarlos en el olvido. Con un propósito conciso, nuestra determinación se agudizará para conseguirlo con éxito.

Para poder navegar con un rumbo determinado, debemos dar las coordenadas precisas a nuestro velero para evitar dar vueltas sin una dirección. La ausencia de un objetivo al que llegar nos hacer perder la emoción.

“La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante” Paulo Coelho

Cada vez que avances hacia tu objetivo consiguiendo ciertos logros, debes permitirte celebrarlo o darte un capricho por haber alcanzado una de las metas. Nuestro ánimo se vera reforzado para seguir dando pasos para cumplir nuevas etapas que nos acerquen a la meta final. Por esta razón, es importante dividir las metas en pequeños objetivos y seguir avanzando con pase firme y decidido al ver que lo vamos consiguiendo.

Otra forma de inspirarte, es ver las obras de otros artista, reconocer su talento y a partir de la admiración encontrar la motivación. Aprender observando las técnicas y temáticas de otros es una bonita forma de adquirir formación artística.

“La motivación nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar” Jim Ryum

Además de lo mencionado anteriormente, la confianza en uno mismo es un factor clave para conseguir nuestros propósitos. Por esa razón, es vital fortalecer nuestra propia autoestima a pesar de todos los avatares de la vida y seguir pintando con entusiasmo.

El pensamiento positivo debe ser nuestro antídoto diario para continuar inspirados. Investigaciones recientes han demostrado que nuestros propios pensamientos tienen repercusión en las células de nuestro cuerpo, alterando hasta nuestra salud, lo que hoy en día se conoce como neuromarketing. Por ende, cambiar nuestras ideas limitantes hacia “el yo puedo” nos va a permitir movernos hacia delante con emoción.

Las propias expectativas que tengamos sobre nuestros resultados van a condicionarnos, si pensamos que vamos a conseguir el propósito que nos hayamos planteado, tendremos infinitas más posibilidades de conseguirlo.

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienes razón”, dijo Henry Ford

Nuestra motivación es la fuerza interior que nos empuja a seguir trabajando, y nuestro cerebro se puede entrenar para conseguir el mejor rendimiento, en definitiva, la mejor versión de nosotros mismos plasmada en un lienzo. Todo ello basado en el afán de superación, disciplina, sacrificio y constancia.

Cuando no te puede ayudar nadie, sólo te puedes ayudar a ti mismo”.

Como en un partido de tenis, nos debemos auto-convencer con gran fortaleza mental de que vamos a vencer a nuestro “rival”. Las posibilidades de triunfar en la vida se residen en el interior de cada persona. Así que, ponte manos a la obra ahora que sabes que puedes hacerlo, márcate unos objetivos claros y pasa la acción hoy mismo, no lo dejes para mañana. Visualiza la meta en tu cabeza, diseña un plan para lograrlo dividido en etapas, celebra cada pequeño triunfo y persiste en el camino. El éxito te está esperando.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Arte y las subastas para su venta

El arte  ha ido cambiando a lo largo de la historia con respecto a los cambios sociales, culturales y tecnológicos. Estos cambios han permitido que la obra de arte llegue a todos los rincones del mundo.

Cuando un artista termina su obra, tiene la posibilidad de conservarla para sí mismo, así como para exposiciones que realice, o por otra parte, que pase a terceros por motivos muy diversos; necesidad económica, reconocimiento, falta de espacio, etc. Sin embargo, como pintora y habiendo compartido experiencias con otros artistas, puedo asegurar que en la mayoría de los casos desprenderse de una obra de arte no es fácil porque es una creación propia, realizada con mimo y corazón, y por tanto, la despedida es como arrancarte un “chachito” de su ser.

En la mayoría de los casos, el artista es quien comercializa sus obras de arte, llevando la publicidad, promoción y venta, toda esta auto-gestión supone un esfuerzo y un tiempo que no dedica a la producción artística. Sin embargo, el principal problema es que muchos artistas son buenos en lo suyo pero carecen de capacidad comercial.

Existen otras vías para vender las obras de arte, como galerías, marchantes y casas de subastas. Estos mecanismos tienen sus pros; menos esfuerzo para el artista y mayor dedicación de tiempo a crear, y sus contras; mayor coste económico, resta libertad y autonomía al artista y crea empleo para los intermediarios.

Hoy me gustaría centrarme en las casas de subastas.

Venta de arte en subastas

Hoy en día los inversores son más sofisticados y con mayor conocimiento gracias a la inmensa cantidad de información disponible en internet. Además desde 2010 después de una crisis para el arte muy pronunciada, la venta de arte parece estar remontando a través de otros métodos, como son las subastas online o físicas.

Sin embargo, para el mercado español el panorama es bastante diferente. Madrid y Barcelona son los protagonistas de acogida de las principales casa de subasta. Citemos algunos por si os interesa en algún momento vender o comprar a través de ellas; Subastas Alcalá, Ansorena, Durán, Goya, Sala Retiro o Segre celebran subastas de arte con una periodicidad entre mensual y trimestral en Madrid, y en Barcelona, Balclis, Bonanova, Lamas Bolaño y Setdart.

Sin embargo, nuestras ciudades no son Londres o Nueva York, más bien parece hasta que fueran cosas distintas y tampoco las cifras se acercan ni por asomo.

El boom económico anterior a la crisis dio lugar a ventas elevadas, en las que todo se vendía y a cualquier precio. En la actualidad, la situación ha cambiado, y con ella la demanda y sus intereses. Los coleccionistas y compradores se han vuelto más conservadores y no invierten sin haber sopesado bien los riegos que conlleva. Los precios que se pagaban antes por obras de arte hasta 6.000 euros, hoy en día no se pueda cobrar por más de 800 euros. Es un momento complicado para los artistas y más aun para los emergentes, y aunque nunca ha sido tarea fácil, hoy es más complejo que nunca. En líneas generales, el precio de una obra de arte depende de muchos factores, la cotización del artista, la época, el tamaño de la obra de arte y por último, la temática.

En España, podemos decir que las casas de subastas reciclan la obra que no asumen las galerías de arte. “Ahora hay una desconfianza absoluta, más todavía si no hay un galerista detrás diciéndote que va a subir. Si antes ya era complicado vender la obra de un artista emergente, ahora lo es más”. Marta Cuadros, directora de Subastas Segre.

Además, en nuestro país el IVA es asumido por el comprador y el 4% sobre el remate de obras superiores a 1.200 euros corresponde al vendedor, y como consecuencia está provocando que el sector se vea muy afectado y las ventas bajen drásticamente

En resumen, podemos decir que es un buen momento para comprar y no tanto, para los artistas vender. Así que si estás pensando en adquirir obras de arte, no dejes pasar la oportunidad.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

¿Qué es considerado arte hoy en día?

El dinero en el arte

Desde hace años me pregunto porque unos artistas cobran precios desorbitados por sus cuadros, mientras la gran mayoría luchamos por un reconocimiento digno de nuestra obra ¿Quién está detrás de todo esto? ¿El arte se ha vuelto objeto de especulación?

Desde mi punto de vista al arte en todas sus facetas, se le debería dar más valor en nuestras sociedades, puesto que la expresión artística es lo que nos distingue de los animales, lo que nos emociona y nos hace elevarnos a otra dimensión

Sin embargo, se ha vuelto un mercado donde galerías con un nombre, curadores-especialistas y los coleccionistas de arte, los cuales en su gran mayoría no son entendidos sino meros especuladores, hacen “mercadeo” del arte para generar más beneficios a su favor. El arte se ha vuelto pura mercancía, donde no es apreciado su contenido artístico, sino el poder y dinero que otorga a unos pocos.

El mercado especulativo del arte

Los artistas crecen a la sombra del capricho de estas personas que se hacen llamar “entendidos de arte”,  pero que más bien son negociadores e interesados de su propio ego. El “artista” es una marioneta dejada de la mano de galerías e inversores que dictaminan la tendencia artística y su propia personalidad. Es un producto financiero más donde lo esencial no es su lado humanista sino la cantidad de dinero que se puede obtener a través de él, es un negocio de los que solo unos pocos privilegiados le sacan tajada.

Cuando hablamos de grandes sumas de dinero (como es el caso de las cuantías que cobran los futbolistas frente a otros deportistas) por un cuadro, se distorsiona el propio sentido del arte. Esa obra pierde su “alma” para convertirse en un objeto de exhibición dentro de los sectores elitistas. El público dejará de ver la obra como arte sino como una pieza millonaria colgada en la pared.

Si bien es importante la venta de las cuadros, este no debería ser su fin último, sino que debería existir un equilibrio entre creación y comercialización. De la otra manera el arte se pervierte.

Y yo me pregunto ¿cuando los artistas empezaron a permitir que sus obras ya no estuviera en sus manos y que el control lo tomaran otros, que la especulación económica impusiera las tendencias y el futuro del arte?

Por suerte o por desgracia, según para quién, no estoy en ese “mundillo” especulativo, y de momento seguiré disfrutando de esta pasión que tantas alegrías me trae, explorando nuevos medios y técnicas, así como escarbando en mi interior emociones que lleguen a aquel que se pare a observar mis pinturas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

El arte y la emoción van de la mano

El arte y la emoción van de la mano

Lo que distingue al ser humano de otras especies es la capacidad de transmitir emociones  a los otros y emocionarse. ¿De que manera lo conseguimos? La respuesta es sencilla, a través de la expresión artística; ya sea la danza, la música, la interpretación, la pintura, la fotografía o la escultura.

¿Cuando escuchas una determinada melodía no se te despiertan infinidad de sentimientos? Tal vez te haga viajar en el tiempo con un recuerdo del pasado, una situación que te conduce a la alegría o la pena, quizás cuando la escuchas te llena de energía o se te saltan las lágrimas por una letra que te llega al corazón…

Si miramos un cuadro, estamos viendo el alma del artista, pero también trocitos de uno mismo, nos podemos sentir reconocidos y sin saberlo hay algo que nos atrae sin saber la razón, o por el otro lado nos incomoda y nos produce rechazo, pero no nos deja indiferentes, de una u otra manera provoca una reacción en nosotros.

Si nos gusta ir al cine, al teatro, a una exposición o a un concierto en nuestro tiempo de ocio es porque nos llena de emociones; nos produce risa, éxtasis, enfado, dolor, unión, sorpresa, diversión, euforia, ¿entonces porque nos empeñamos en menospreciarlas?

¿Porque un artista es juzgado como alguien sin futuro, un muerto de hambre? ¿porque no se les paga dignamente por la función que cumplen en la sociedad?

La realidad es que el artista tiene dos opciones, volverse famoso y cotizar a unos niveles que personalmente tampoco me parecen comprensibles, o luchar por sobrevivir, normalmente realizando cualquier otro trabajo para pagar las facturas y comer, y de esta manera, poder desarrollar aquel talento, esa pasión que es la que le hace levantarse cada mañana de un salto para expresar al mundo lo que siente, sus emociones más profundas, rascando en su interior para transmitir a los demás un pedacito de si mismo con una sensibilidad especial.

Valoremos el arte en todas sus expresiones!

NO enseñemos a nuestros hijos que las asignaturas de expresión artística son “unas marías”.

Apoyemos la cultura!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Re-inventar el arte en tiempos de crisis

Adaptaciones de cuadros-reinventarse

El arte hoy en día, sumergidos como estamos en una de las mayores crisis de la historia, desempeña un papel de desintoxicación, ya que el arte no se basa solo en la especulación de los mercados, sino en la expresión humana en su máxima potencia.

La profunda crisis económica/financiera, laboral y social en la que nos situamos es preocupante, pero no solo por la situación de desempleo, falta de solvencia económica o la caída de una sociedad de bienestar, sino también por la crisis espiritual que ha traído consigo de manera global. La crisis actual ha bloqueado la mente y el ánimo de la sociedad, en la que solo la economía lo ocupa todo.

Esta crisis es la consecuencia de una pérdida de valores profundos, donde la sociedad de consumo se ha impuesto y la codicia desmedida de unos pocos nos ha hecho toparnos con un muro de frialdad, donde el dinero y el lujo es la única base fundamental en la búsqueda de la felicidad, dejando de lado valores importantes inherentes al ser humano. Hoy en día, la ética y la moral en desaparición permiten que aflore la vanidad como sentimiento prioritario.

Hemos presenciando el surgimiento de una nueva sociedad, donde lo espiritual se ha ido desvaneciendo. Sin embargo, poco a poco resurge el sentimiento humano para instalarse de nuevo. El arte se convierte en salvaguarda y el artista en una especie de gurú que conecta varios espacios para alcanzar la perfección y la armonía.

Os lanzo la siguiente pregunta ¿Creéis que el artista debe reflejar en su obra la situación actual?

Por otra parte, es precisamente en tiempos de crisis donde el arte se convierte en “moneda” de cambio para especular con las grandes obras de arte. De esta manera, las obras maestras y artículos de prestigiosas procedencias no sienten la crisis, sino muy al contrario, las grandes fortunas y coleccionistas los solicitan. En cambio, los objetos de valor medio, los cuadros interesantes pero menos prestigiosos sí se ven afectados por la crisis.

Para un artista aun no consagrado, como es mi caso, me veo obligada a ajustar precios constantemente para poder acercarme al mercado potencial y vender mi obra. El concepto, re-inventarse es obligado, y de ahí el nacimiento de las “adaptaciones” de mis cuadros a otros formatos para llegar a más gente,

Por lo tanto, es claro, que la crisis afecta de manera distinta dependiendo de la procedencia y reconocimiento de la obra. Y por otra parte, debemos ser conscientes que el arte debe ser el puente que une lo material con lo energético para conectar con nuestro yo más profundo, dejando de lado la vanidad hacia una nueva reaparición de valores fundamentales.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Saberse vender es un arte en si mismo

El arte de saber venderse

Existen una infinidad de pintores y diseñadores en el planeta, pero ¿qué es lo que hace que unos obtengan gran reconocimiento y otros se queden en las puertas? La respuesta en mi opinión, es la habilidad desarrollada para venderse ante el público objetivo, y no solo que sean mejores o peores los unos con respecto a los otros.

En numerosos casos aquel que se sabe vender mejor no tiene porque ser uno de los mejores dentro de su sector, pero sí ser extrovertido, tener altas dosis de confianza,y saber darse a conocer a la gente.

Cuando estudiaba Bellas Artes me di cuenta enseguida de esto. Muchos de mis compañeros eran brillantes pero tímidos o modestos y sus obras no destacaban a no ser que uno los buscará intencionadamente, mientras que otros no tan buenos, eran capaces de hacerte ver algo en sus creaciones que sin sus palabras carecían de interés.

Esta habilidad se puede extrapolar a todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana, ya que podemos decir que nosotros mismos somos el producto en venta, ya sea cuando vamos a una entrevista, cuando tratamos de conquistar a la persona amada o impresionar a nuestros jefes. Utilizamos todos nuestro carisma y mejor cara para presentarnos como el idóneo “candidato/objeto de compra”.

Por esta razón, considero que “saberse vender” es un arte en si mismo, algo que debería enseñarse en las escuelas, ya que sería práctico en todos los aspectos de nuestras vidas, y en efecto, para los que nos dedicamos al mundo del arte, una oportunidad más de saber acercarnos a nuestros clientes y utilizar las palabras más certeras para llamar la atención y dirigir las miradas atentas hacia nuestra obra.

En resumen, yo creo que muchos grandes artistas (cantantes, escultores, pintores, etc.) se quedarán en las sombras a pesar de su inmenso talento, por no ser  buenos “comerciales” de su arte. Su obra se hará invisible ante un mundo cada vez más competitivo, si no se aplican en el arte de la venta.

¿Que opináis de lo expuesto?, ¿creéis que es más importante el talento en si mismo o el arte de saberse vender?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

La pasión por el arte

Pasión por el arte

La pintura y el diseño gráfico, son dos constantes en mi vida que desarrollo con pasión, sin ellas me siento que como si me faltara un “miembro”. Las artes me ayudan a crecer y caminar hacia adelante sin dejar de luchar cada día por mejorar y ofrecer mi visión del mundo a los demás.

Ya dicen que “la pasión mueve el mundo”, lo cual puede ser llevado a todos los planos de la vida. Como persona apasionada que soy, lo vivo todo con intensidad y cada día me levanto con el ánimo de hacer reír, emocionar y sentir con plenitud.

Gracias a la pasión de hacer lo que me gusta, me permite disfrutar del camino hasta alcanzar las metas que me haya propuesto. La pintura y el diseño me llenan de energía incluso cuando estoy agotada físicamente. La sensación es como si a uno le enchufasen a un alimentador de corriente, mientras estás conectado, recibes más energía de la que gastas porque estás en esa zona “Elemento”, la cual se convierte en una energía mental, que sube y baja dependiendo de esa pasión.

Los sueños parecen al principio imposibles, luego improbables y luego cuando nos comprometemos se vuelven inevitablesM. Gandhi

La pasión surge de la visión clara de un objetivo a cumplir. En mi caso, sigo desde hace años “enamorada” de las artes, incluso cuando el miedo se apodera de mi, no me permito que la vocecilla interior se quede mucho tiempo diciéndome que no podré lograrlo, porque creo que la vida sin sueños no es divertida, y por ende, para mí las artes son mi fuente de inspiración y diversión constante.

A través del arte soy capaz de expresar mis sentimientos más profundos, pero como todo diálogo a unos les llegará más que a otros el mensaje y la intención del mismo. Sin embargo, creo que la pasión es palpable para todos.

Como artista, mi legado al mundo será mostrar el alma a través de la pasión por las artes, y de esta manera ofrecer la esencia de la belleza en si misma. Es una responsabilidad y un deleite al mismo tiempo.

Déjate a “Pasionarte” y si así lo quieres puedes visitar mi página web: www.art-belensambucety.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Exigencias del diseño gráfico

Exigencias del diseño gráfico

El diseño gráfico sigue teniendo un papel fundamental para el progreso de cualquier marca personal u organización. Sin embargo, las exigencias técnicas para un profesional de este campo han cambiado sustancialmente debido a la revolución tecnológica desde que internet entrase en nuestras vidas hace ya unas décadas.

Hoy en día, ya no concebimos pasar un día sin nuestro móvil, estar conectados a las redes sociales o leer las noticias online.

La información nos llega de muchas fuentes y en milésimas de segundos. Muchas veces me cuestiono, cómo nos las ingeniábamos hace años para realizar los trabajos de la escuela sin internet, o para quedar con los amigos a una hora y sitio y tener la fe ciega de que aparecerían (aunque no creo que sea la única que se encontrara más de una vez con la ausencia del amigo y sin explicación por la falta de comunicación con la que contamos hoy).

Acorde con estos cambios, la profesión del diseñador gráfico ha evolucionado con ellos, y si bien, la parte creativa sigue teniendo el mayor peso, ya que es la base de una comunicación capaz de destacar entre millones de mensajes publicitarios que se lanzan a diario, el conocimiento de nuevos software y formas de comunicar son esenciales para tener un hueco en el mercado laboral.

Por ejemplo, hace unos años la impresión en papel era el mecanismo fundamental de llegar al receptor, ya fuera a través de revistas, folletos, catálogos, invitaciones y un largo etcétera. Estamos siendo testigos de la “defunción” del papel frente al mundo digital. Hoy en día, esos mecanismos para calar en la mente del potencial cliente están prácticamente obsoletas, las revistas se publican en línea, existen nuevas aplicaciones móviles con diversas funcionalidades, tener una web ya no es una opción sino que es obligatorio para estar presente en el mercado, y sin duda que se adapte a todos los dispositivos, en definitiva, la comunicación visual ha sufrido una transformación muy significativa.

Como la oruga, la muerte parcial de su estructura, no la destruye, sino que la convierte en un nuevo ser distinto y con más funciones. El diseño gráfico se ha convertido en “mariposa”, y es aún más relevante para toda empresa contar con los servicios de un profesional del sector para sus redes sociales; community manager, crear y gestionar nuevas tiendas online; desarrolladores y diseñadores web, potenciar su branding personal con comunicadores visuales, etc.

Como diseñadora gráfica he tenido que reciclarme para poder adaptarme a todos estos cambios, y poder seguir dando un servicio de calidad y ajustado a estas nuevas exigencias. Teniendo en cuenta, la velocidad con la que se sigue revolucionando dentro del campo de la información, no me cabe duda, de que aparecerán nuevos medios y que todos los diseñadores gráficos deberemos seguir renovándonos para no morir anclados en el pasado.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Vivir del arte

 

Vivir del arte, pintura y diseño gráfico

Vivir del arte

A día de hoy, con la crisis actual que aun estamos viviendo, el mercado del arte, la economía, la cultura, la política, la gente, los valores… Todo ha experimentado un cambio gigante, incluso podemos decir que es casi irreconocible si lo comparamos con cómo era hace tan sólo unas décadas.

Todo aquello que ayer valía, hoy ya no funciona. Necesitamos adaptarnos al cambio si realmente queremos sobrevivir en estos tiempos de crisis.

Nuestra mentalidad como artistas debe adaptarse a los cambios que estamos sufriendo para poder ver nuestra obra expuesta y vendida. No podemos seguir confiando solo en las galerías de arte para obtener ingresos, ya que esto supondría un retraso en esta nueva humanidad. Por no hablar de la manera en que actúan de manera excluyente, por su restringida accesibilidad a todo los artistas.

Dejemos atrás la frustración y busquemos nuevas alternativas nacidas en este siglo XXI para los artistas. Hay mucha gente ahí fuera viviendo del arte, no solo unos pocos como nos han hecho creer. Hoy más que nunca ya estamos en la era de las oportunidades, es el momento ideal para expandirse y vender arte a nivel mundial.

¿Qué nos permite vivir del arte en esta nueva era?

Marketing a través de la red. Las nuevas tecnologías permiten al arte viajar por el mundo. Para dar a conocer tu arte, ya no es solo válido el exponer en galerías o museos, también existen las revistas especializadas, las redes sociales, las websites y blogs son otros medios nacidos con esta era tecnológica que ayuda al artista a darse a conocer.

El artista debe convertirse en su producto y publicitarse en todos los medios, mostrar su obra y estar presente hasta la saciedad en eventos digitales y presenciales.

Es cierto que vivir del arte, como cualquier tipo de emprendimiento, se basa en la constancia y la dedicación para ver hecho realidad ese gran sueño de “vivir del arte”. Sin la paciencia y la persistencia no llegará el reconocimiento por “arte de magia”.

La creencia en uno mismo es la piedra angular que te dará fuerza para seguir luchando, debes tener una fe ciega en ti mismo y tu trabajo para transmitirlo a los demás, admiradores y clientes.

Aunque vivir del arte no es fácil, tampoco es imposible, y ahora es más que nunca fundamental que la creatividad salga a flote y dejemos atrás este mundo de tecnocratas. Vivimos en una sociedad donde se considera un lujo el arte, el valor más intrínseco al ser humano. Sin embargo, la cultura es un patrimonio.

Ha llegado el momento de apostar por la cultura y de nosotros como artistas no tirar la toalla, sino de alzarse y mostrar nuestro mundo interior.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather