Rol de las mujeres en el arte

rol de las mujeres en el arte

A pesar de que las mujeres a lo largo de la historia han sido activas en el arte, se nos ha dejado un legado sobre el rol femenino como modelos y musas para el hombre artista.

Tanto en museos como en los libros de historia no se hace mención a la aportación de las mujeres en el arte, pasando no a un segundo plano sino al olvido e invisibilización de sus creaciones.

De esta manera, en el sistema patriarcal, el papel de las mujeres se restringe al culto y se convierte en un objeto más en el lienzo con un sentido puramente estético.

Este proceso de exclusión de la mujer en el arte se debe al sistema androcéntrico del que aun somos víctimas (obviamente no solo en el campo artístico, sino desgraciadamente en todos los aspectos fundamentales de la vida; política, laboral, doméstica, etc.).

Las pocas mujeres que forman parte de los libros de historia, son presentadas de forma marginal, con unas pocas líneas en comparación con sus colegas masculinos.

En algunas ocasiones, se han llegado a atribuir cuadros pintados por mujeres a hombres, lo que nos da a entender que no hay diferencias objetivas. Sin embargo, cuando se ha verificado que la autora es femenina, el valor económico de la obra ha descendido drásticamente.

Con este artículo pretendo reanimar la voz femenina acallada, incapaz de aportar su opinión durante siglos. Como mujer no puedo mirar hacia a otro lado e ignorar mi pasado. Me veo en la obligación de desvelar una realidad, que a pesar de haber mejorado, aun quedan muchas cosas por cambiar y camino por recorrer para conseguir la igualdad de géneros en el arte, y en la sociedad en general.

Historia del arte

Hagamos un repaso de la historia para entender la evolución del papel de la mujer en el panorama artístico. Históricamente, las mujeres han tenido una presencia activa como artesanas y artistas a pesar de la inmensidad de obstáculos con los que se encontraron para dedicarse al arte debido exclusivamente a su género. Algunas mujeres, incluso consiguieron reconocimiento internacional, y sin embargo, la historia del arte las ha condenado al olvido.

En los principios de los tiempos de la humanidad, según estudios de antropología y arqueología, la mujer prehistórica no estaba sometida al varón. Su diosa sin rostro pero con atributos sexuales femeninos exagerados estuvo presente más de 20.000 años. En aquel entonces, las mujeres asumían tareas artísticas, como la producción de objetos de cerámica, textiles, cestería y joyería.

En la época grecorromana las mujeres participaban junto con los hombres en actividades culturales como la pintura, la poesía o la música.

La primera obra firmada por una mujer es un manuscrito del siglo X en colaboración con otro monje varón. Hasta el siglo XI los conventos eran dirigidos por abadesas, pero con la reforma gregoriana los hombres toman el poder.

En el siglo XII, se admiten mujeres viudas a talleres de artesanía en puestos que ocupaban sus maridos.

En el Renacimiento de los siglos XV y XVI, mejora el estatus social de las artistas mujeres individuales, pero aún dependen de los hombres para dedicarse al arte.

Dentro de las clases adineradas muchas jóvenes son instruidas por artistas consagrados, pero un gran número opta por casarse dejando atrás la carrera artística.

Cuando comienza la formación reglada en academias, rara vez se admitirán mujeres hasta el siglo XIX, ya que el acceso está controlado por hombres. Las mujeres admitidas, tenían prohibida la asistencia a las clases de dibujo del desnudo al natural, siendo restringido a los hombres hasta el siglo XX. Igualmente, la posibilidad de viajar al extranjero para completar sus estudios era impensable si no eran acompañadas de un varón.

El siglo XIX está lleno de grandes contradicciones, ya que por un lado, las mujeres van ganando derechos sociales y económicos y crece el número de mujeres artistas, pero por otro lado se relega a la mujer el papel de esposa, madre y cuidadora del hogar.

Durante la primera mitad del siglo XX, se destacan mujeres en la ilustración y la fotografía, vanguardias artísticas no sexistas y sin educación formal. También surgen las primeras sociedades y colectivos de mujeres artistas para combatir la discriminación de organismos oficiales como las academias.

Todo parece indicar que las limitaciones ya no existen, las mujeres tienen acceso libre a las academias, participan en exposiciones y concursos y copian desnudos al natural, sin embargo, los prejuicios siguen instaurados, al igual que las escuelas de arte son gestionadas por hombres, los críticos de renombre son hombres y los jurados de concursos están compuestos por hombres.

A finales de 1960, artistas e historiadores dentro del movimiento feminista reivindican la importancia del rol de la mujer y hacen hincapié en su presencia callada en la historia del arte.

¿Tienen que desnudarse las mujeres para entrar al Metropolitan?  Menos del 3% de los artistas en el museo son mujeres, pero el 83% de los desnudos son femeninos

Actualmente, existen grupos como las Guerrilla Girls que nacen para denunciar la discriminación sexual y racial en el arte, en el cine y la cultura. Este colectivo destapa información tan sorprendente como que Judith Leyster, coetánea a Frans Hals y con una pintura tan similar que algunos de sus cuadros se le atribuyeron al pintor, no obtuvo el mismo reconocimiento, o que muchas mujeres artistas adoptarán nombres masculinos y sus iniciales para ser tomadas en serio o aun más chocante el rechazo y la censura de la obra de una artista por mostrar la figura de un varón como objeto sexual, algo hiriente para la sensibilidad masculina cuando se pone en ese rol a un hombre, pero bien visto en el caso de una mujer.

 

A pesar de que aún queda mucho por ganar en el terreno de inclusión de la mujer, no sólo en el arte sino en la propia construcción social, se han conseguido varios logros y mi visión es positiva al respecto. Es por razón, que me ha parecido importante hacer visible el rol de la mujer en el arte, para poder seguir trabajando en pos de una equidad real.

Me encantaría que dejarías vuestras opiniones sobre este tema y me ayudéis a difundirlo para que entre todos podamos conseguir que el género no sea un impedimento para el desarrollo personal y profesional de mujeres y hombres en su conjunto.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

2 Comments

  1. Responder
    Lenya 3 marzo, 2017

    Gracias por este aporte tan valioso, soy una joven artista, y buscando información sobre las mujeres en el arte he llegado hasta aquí. Pienso que la mujer estará siempre ligada al arte porque es la unica forma de expresar lo que pensamos y sentimos, ya que por siglos hemos sido silenciadas y relegadas a ser la sombra de un hombre. El arte femenino como un compromiso de revindicación con nuestro presente, nuestro pasado y nuestro futuro.

    • Responder
      BSarte 6 marzo, 2017

      A pesar de que el sistema patriarcal siga dictaminando que muchos más hombres se vean reconocidos en el panorama artístico actual, el papel de las mujeres y su aportación es muy valiosa.
      Me alegra saber que el artículo te ha servido y todo el ánimo del mundo en este viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*